viernes, 27 de diciembre de 2013

SÍ a la VIDA


El anteproyecto de reforma de la ley del aborto es para los que defendemos la vida la primera victoria conseguida.

El gobierno cumple con su programa electoral y coge el toro por cuernos, siendo capaz de derogar por primera vez una ley del aborto después de 30 años. La legislación abortista retrocede por primera vez dando prioridad a la vida, ya que no es moral que una ley pueda borrar a diario vidas inocentes e indefensas.

El gobierno ha dado un paso pequeño y enorme al mismo tiempo, insuficiente e histórico, tímido y bienvenido. Tenemos que apoyar al ministro Ruiz-Gallardón, tenemos que anteponer la vida ante todo y hacer ver a los que nos rodean que una nueva vida es el tesoro más preciado. 

La vida es un derecho fundamental e inalienable, eso nunca puede olvidarse. 

Tenemos que acabar con la miserable industria del aborto, empieza la cuenta atrás. 

Este anteproyecto de ley presentado por el gobierno supone un avance en la defensa de la vida pero debe mejorar en ciertos aspectos.

La mujer que libremente se plantee el aborto como una opción, debe recibir información completa sobre este drama y sobre las alternativas para no abortar. En los casos de consentimiento informado se deberá incluir  la entrega a la madre de una ecografía de su hijo, para que pueda reflexionar sobre lo que está haciendo.

Conviene además, la puesta en marcha de un plan integral de apoyo a la maternidad, que ayudé a las mujeres embarazadas en situación de dificultad económica y social, sacando el delito de aborto de la cartera de servicios asistenciales del Sistema Nacional de Salud y dedicando esos recursos a apoyar a la mujer embarazada.

Por otro lado, se debería modernizar el sistema nacional de adopciones, para que fuese mucho más ágil y eficaz y de esta manera, facilitar la integración de los menores en el ámbito familiar. 

En mi opinión, estas mejoras son necesarias para que la ley haga honor a su título y proteja con una mínima garantía la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada.

Cada día que pasa veo más cerca la derogación de la Ley Aido, y eso es motivo de alegría. Ya tardaba el PSOE y el lobby abortista en salir a la calle para defender estos silenciosos pero dolorosos asesinatos.

Este anteproyecto debe prosperar y conseguir, cada vez más, proteger la vida del nasciturus. 

Gracias a la labor del Partido Popular, el aborto ya no será un derecho. 

Gracias al Partido Popular se ha acabado con el mito de la presunta superioridad moral de la izquierda. Hacer una defensa de avance, de progreso, en defensa de la vida, frente al retroceso que dignificó en la defensa de esos derechos la ley de 2010, es algo que la izquierda estaba convencida de que no se iba a hacer en esta legislatura y le produce, además de una irritación política, un quebranto ideológico, porque saben que tendrá continuidad en otros países. Ahora todos tenemos que plantarle cara a la izquierda en la fase de tramitación parlamentaria de esta reforma, una de las más importantes de la legislatura, junto a la educativa.

Esta reforma además supone un avance de acuerdo a nuestra Carta Magna, que establece el derecho a la vida, y con el Tribunal Constitucional, que hasta en tres sentencias interpretó con rotundidad cómo tenía que gestionarse ese conflicto entre el bien jurídico que es el concebido y los derechos de la mujer.

En definitiva, ante todo, digamos SÍ a la VIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada